Esa Palabra

Este microrrelato lo he presentado a  concurso. En las normas exigían temática de ciencia ficción, fantasía o terror y no pasar de 12 líneas en Arial 12 puntos.

La tengo en la punta de la lengua cuando el maldito ratón hace un mal contacto y me da la corriente sacudiendo todo mi cuerpo. La pantalla casi muere pero se recupera. Me falta sólo esa palabra cuando llaman a la puerta, abajo. Contesto. Oigo entrecortado: “…Julios”. Siento un nuevo calambrazo que me quema el pecho.“¡Tengo que acabarla!” Me oigo gritar irritado mientras soy consciente de lo absurdo que resulta todo. Retomo la carta. Esta vez es el móvil. Mensajes. No pienso mirarlo. Sigue vibrando. Con un ritmo. El de mis latidos. Calambre. Frío. Corriente. Mi cuello se contrae y me muerdo. Siento el sabor metálico cuando decido ver el watts. Es de mi abuela. Me paralizo. Se fue hace años. Dice: “Bicicleta”. Es esa. Todo encaja. Y acabo la frase: “Mi vida. Me voy. Me llevo tu amor, tus abrazos, tus susurros. Me acompañan tus besos, tu calor, tu nombre. Lo siento tanto. Las prisas y la lluvia hicieron patinar la bicicleta.”

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s