La triste sombra del Baobab

Fianarantsoa, Madagascar

Fianarantsoa, Madagascar

Desazón.

Una tenaza oprime mi pecho y me asfixia el ánimo conforme el vehículo avanza por la maltrecha carretera de baches, polvo y pobreza. La brisa hostil agita olas de tierra blanca contra los cristales, contra árboles y matorrales camuflados de polvo gris, contra las personas, que, cargadas como animales, caminan infinitas distancias de resignación bajo un sol inclemente, buceando en el polvo y respirando miseria. Esperaba encontrarme con las añoradas playas verde esmeralda del Índico. Quería pasear entre baobabs, la aristocracia africana de los árboles. Y, sin embargo, tengo la sensación de andar descalzo y perdido por la antesala del infierno.

Es el final de un viaje plagado de luces. Que contaré. En su momento. Pero hoy sigo impactado por las sombras. No quiero olvidarme de miradas inocentes de alegría amable, de curiosidad no disimulada. Pero no puedo apartar de mi recuerdo las miradas ancianas en ojos de niños. El peso de la vida. La inminencia de la muerte. Lo que en esencia es la otra África.

Desazón.

Tal vez, probablemente, soy yo. Creo que nunca he logrado tomarle el pulso a este continente. Y Madagascar no es una excepción. Porque esta tierra es África sin edulcorantes.

Los malgaches tienen arraigada la muerte en su cultura. Ellos no conciben la vida sin ella. Puede que acierten entremezclando las dos caras de la moneda. Tal vez por eso, y por la elevada mortandad infantil, no ponen nombre a los niños hasta los tres años. Y, quizá, por ello, celebran la muerte con una explosión de vida. A la que invitan a los vivos. Y al muerto. Literalmente.

Una de las cosas que me gustaría aprender de ellos es la capacidad para festejar. Porque si no has estado en un funeral malgache, no has estado en una fiesta.

Es arriesgado aventurarse a hacer una lectura de una tierra desconocida basándose en la visión superficial de unos pocos viajes. Pero lo que intuyo en este momento es bastante desesperanzador. África es un continente lleno de potencial. Pero ni les dejaremos tener una oportunidad, ni, en caso de tenerla, la aprovecharán.

Desazón.

Sakaraha, Madagascar

Sakaraha, Madagascar

Esta entrada fue publicada en travel stories y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s