Invulnerable

No es cierto que el miedo sea ilimitado. Cuando te rompen, por dentro, en lo más profundo, los temores mueren. Si te quedas inmóvil, te desvaneces. Pero si cruzas la línea, entonces, eres invulnerable.

 

“Apagaste la calidez de mi mirada con tus gélidos insultos. Despreciaste la suavidad de mi piel con la aspereza de tus golpes. Sofocaste mis ilusiones con la mordaza del pánico. Hoy te digo que, en mí, ya sólo puedes encontrar la frialdad del acero.”

 

Esta entrada fue publicada en Post-it. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s